Sos una marca registrada que lleva tu nombre y apellido.
¿Qué dice tu packaging de vos?

En 1920, un psicólogo llamado Edward L. Thorndike, luego de distintos estudios, denominó “efecto halo” a uno de los errores cognitivos más comunes de nuestra vida cotidiana. Consiste en una generalización equivocada que realizamos a partir de una sola cualidad –generalmente la más visible- de una persona o cosa. Es decir, atribuimos características positivas a algo o alguien en quien predomina una cualidad positiva. Y, por el contrario, le adjudicamos características negativas -sin siquiera comprobarlas- si hemos detectado una cualidad negativa.

Es exactamente esto lo que ocurre con las primeras impresiones. Si una persona nos resulta atractiva, agradable o guapa, automática e inconscientemente solemos pensar que también es inteligente, competente , confiable, etc. En cambio, si alguien a simple vista no nos “cae bien”, podemos pensar que será una persona aburrida, poco amigable o no muy capaz.
El hechizo del “efecto halo” recae sobre personas, marcas, candidatos políticos y empresas. Es muy poderoso y guía de manera involuntaria nuestros pensamientos, emociones y acciones. Puede ser nuestro enemigo o nuestro principal aliado. Esa es nuestra decisión.

Regresar

www.kikifernandez.com | 15-5455-6000 | kikifernandezimagen@gmail.com